English Português 中文

Proceso de producción en la fábrica

1. Clasificación

Cuando el sisal llega en nuestra empresa, en estado bruto, se pasa por un primero proceso de selección, que consiste en separar las fibras, considerando el grado de impurezas y el tamaño de la fibra.

2. Peinada o golpeo

Solamente el sisal de buena calidad pasa por el proceso de peinada. Para eso, se utiliza máquina llamadas de “batedeiras”. Esas máquinas tienen su concepción similar a las “máquinas paraibanas” y son dotadas de un tambor giratorio de aproximadamente 0,60 cm de diámetro y de seis láminas planas de 5 cm de ancho, amparadas por una capa metálica que vuelve en la dirección opuesta a de las “máquinas paraibanas”.

Un operador sostiene la extremidad más gruesa de la fibra y la introduce en el orificio de la máquina para empezar la limpieza, por medio de golpes de las cuchillas en las fibras, en una extensión de 70% de longitud; en seguida, la posición es invertida para que se complete la limpieza en la otra extremidad. En esa operación, normalmente se pierde en torno de 8% del peso original de la fibra debido a eliminación de residuos, en forma de polvo y fibras cortas (bucha).

En búsqueda de mejores resultados, nuestra empresa ha adoptado el sistema DB – “duplo batimento” –, que lo hace con que el operador realice el proceso descrito arriba dos veces, que garante una fibra más limpia, más seca y con menos impurezas.

3. El secado

Hamilton Rios es la única empresa que ha desarrollado, a través de inversiones en búsquedas y desarrollo, una maquina exclusiva que seca el sisal que tiene más humedad que las normas mínimas requeridas. El sisal con más que 13,5% de humedad se lleva a esa máquina, donde pasa por el proceso de secado.

Ese proceso consiste en colocar la fibra por 15 minutos en una estufa con temperatura que varía sobre 80 y 100 grados Celsius. Después de ese período, el sisal se transporta para el sector de refrigeración, donde los potentes ventiladores refrigeran el sisal antes de seguir hasta la revisión y selección de la fibra.

Solamente Hamilton Rios tiene esa tecnología de secado de la fibra, que es muy importante principalmente para el sisal que será exportado en conteiners, con tiempo de viaje que excede 30 días. Debido a ese proceso, el sisal que lleva nuestra marca RISANA llega en el destino final sin manchas negras y sin partes mojadas, completamente seco.

4. La revisión

Después del proceso “BD” y el proceso de secado, el sisal se transporta para mesas rectangulares, donde los trabajadores (normalmente mujeres) hacen la segunda clasificación de la fibra, que consiste en seleccionar las fibras de acuerdo con las normas de clasificación actuales en el país productor. Sólo después de esa selección, que se lleva en consideración el tamaño y el grado de impureza de la fibra, el sisal es clasificado de acuerdo con su clase y tipo.

5. Empacando o prensado

Después de peinada y clasificada, la fibra se conduce al proceso de embalaje, operación para el transporte a la industria local o a la industria en el exterior.

Para eso, se utilizan prensas hidráulicas, compuestas de cajas para recibir el sisal, el cilindro para el prensado de la fibra y el motor eléctrico para accionar el sistema de prensado. Las dimensiones de las cajas donde se queda el sisal son 1,50 cm x 0,50 cm x 0,60 cm, produciendo fardos que pesan sobre 100 y 300 kilos. El lazo de los fardos se hace, en general, con cuerdas de sisal, con 6 a 8 vueltas, de forma paralela.

En el acto del empacado, se pone una etiqueta de tejido para disponer las especificaciones del sisal:

  • Empresa productora
  • Marca comercial
  • Clase
  • Tipo
  • Cultivo
  • Lote
  • Número del fardo
  • Peso bruto y liquido
  • Local de prensado
  • Fecha de prensado

6. Almacenamiento

Después del proceso de prensado, el sisal, en forma de fardos, sigue hasta los hangares apropiados y seguros para que se pueda almacenar el sisal.

El almacenamiento es una operación relativamente simples, si los criterios de seguridad son observados.

Nuestros almacenes ofrecen seguridad total, con condiciones técnicas necesarias para la preservación de la calidad comercial del producto y fiscalizaciones, y cumple los requisitos de la legislación actual.

Sólo son almacenados los fardos con humedad hasta 13,5% y son almacenados de acuerdo con la clasificación y tipo de fibra. De esa forma, los lotes de sisal almacenados son formados de fardos con la misma clase y tipo, identificados perfectamente.