English Português 中文

El Producto

El sisal cultivado en el Brasil, también conocido como Agave, es de la especie A. Sisalana y es un vegetal eminentemente tropical y por eso existen pocos plantíos comerciales de esa planta fuera de ese ambiente.

El sisal se originó en México, más precisamente en la Península de Yucatan y fue a partir de allá que el sisal se ha migrado, inicialmente a Florida, en el siglo XX y, después, a la África y al Brasil.

Por ser resistente a las secas extendidas y a las altas temperaturas, el sisal se ha bien adaptado al clima tropical semiárido del Nordeste del Brasil. En esta región, el clima es muy caliente y hay gran intensidad de luz, que favorece el desarrollo de la planta. Por ese motivo, el Nordeste brasileiro es la única región productora de sisal en todo el país, ya que tiene las condiciones favorables para el cultivo – temperatura media anual superior a 24 grados Celsius y no excesivas precipitaciones.

Es a partir del cultivo del sisal que se origina la mayor parte de las fibras duras producidas en todo el mundo y el Brasil es, actualmente, el mayor productor mundial de ese tipo de fibra, excediendo 110.000 toneladas anuales.

El ciclo del A. Sisalana – sisal – tiene una duración en promedio de 8 a 10 años, con una producción media de 180 a 250 hojas por ciclo y por planta. Son necesarios 4 años para que la planta esté apta para el primer corte y más 4 a 6 años de producción de hojas. Después de ese periodo, la planta-madre pierde su capacidad de producción.